viernes, 15 de enero de 2010

La huella del agua, El Heraldo 140110

La huella del agua
Por: Edgar Polo*
El anuncio del “fenómeno del niño” prendió las alarmas respecto de una posible escasez de agua e inmediatamente el gobierno tomó la determinación de expedir una resolución que establece sanciones para los consumos excesivos. En adelante una residencia o unidad de consumo que sobrepase los estándares será sometida al pago oneroso del exceso gastado.
Aunque el gobierno anuncia que la medida es temporal, vale la pena que se revise el criterio de manera que se convierta en el punto de partida para una cultura del agua. Hasta ahora se tiene en concepto equivocado que el agua es un recurso inagotable. Todo lo contrario la situación del abastecimiento de agua en el mundo es tan precaria que algunos, profetas de desastres, anuncian que la próxima guerra mundial no será por fuentes energéticas sino del precioso líquido.
Debido a que las tarifas de consumo son bajas, el agua potable se utiliza no solo para las necesidades de consumo humano, esto es, preparación de alimentos y aseo corporal, sino para sanitarios, lavar pisos, carros, riego de jardines y calles, etc. Además de quienes les fascina oír el ruido del chorro mientras se afeitan o lavan los dientes. Otra cosa sería si las tarifas fueran verdaderamente costeables. Seguramente llegaríamos a la conclusión de la necesidad de reciclar parte del agua consumida para con un tratamiento mínimo poder atender las necesidades de consumo secundario o que no exigen su potabilidad total.
El tema del agua es bien interesante y vale la pena. Cuanta es la que realmente consumimos? Existe un consumo directo tal como lo señalamos antes y un indirecto, todos los bienes y servicios consumibles exigen de ingentes cantidades de agua para su producción y elaboración. Como el problema es serio, se ha creado el calculador de la huella hídrica de las naciones con el fin de medir cuanto se gasta con los patrones de consumo habituales y su impacto frente a las reservas presentes con el objeto de racionalizar su consumo.
Hace menos de dos décadas el profesor John Anthony Allan del King´s College de Londres desarrolló el concepto de “agua virtual” definido como el volumen de líquido necesario para elaborar un bien. Recientemente Arjen Hoekstra del Departamento de Ingenieria y Gestión Pública de la Universidad de Twente en Holanda fue más allá trabajando en el criterio de “Huella Hídrica” como un indicador que relaciona el agua con el consumo total de bienes y servicios de una población en todos sus niveles: “volumen de agua necesaria para la elaboración de todos los productos y servicios consumidos por los habitantes de una región o país”.
Las cifras de las investigaciones que relacionan el agua con la producción son casi espeluznantes. Un par de zapatos de cuero requiere 8.000 litros de agua, en buen romance 8 toneladas, una camisa de algodón 4.000, un vaso de leche 200 litros, una taza de café 140 y un huevo 135. Con estos valores de referencia, se concluye que los países con mayor huella hídrica son los más desarrollados y con mayor presencia en el comercio internacional: Estados Unidos, Francia, Italia, España, Japón y Canadá.
Visto lo anterior llegamos a dos conclusiones importantes. Una que el tema del agua amerita un desarrollo paralelo al protocolo de Kyoto sobre el tema del Calentamiento Global, de manera que internacionalmente se establezca una estrategia que conduzca a su racionalización dada la magnitud del desastre que ocasionaría su desabastecimiento, lo que va a ser muy difícil y en el plano local la continuación de la tendencia de gravar los consumos excesivos para forzar por esta vía patrones de consumo racionales y consecuentes, lo que no va a ser fácil, pero menos complicado que lo mundial.
*www.edgarpolo.blogspot.com

2 comentarios:

  1. El agua, vital como el amor, incluo ella necesita amor para salvarla, cuidarla, estimular su nacimiento.. será que a la humanidad le falta amor?
    Y eso que el fenomeno se llama "el niño", que como niño inspira ternura, dulzura, amabilidad, pobre agua, sin ella la vida se extingue pero nadie la cuida!

    ResponderEliminar
  2. muy interesante este tema... sobretodo la metodología para calcular el consumo total de agua! se parece mucho a la contabilidad espacial.

    Como pregunta extraña, cuando nos dicen que tomemos dos litros de agua al día significa que nos estaremos tomando algo así como 4000 litros de agua, suponiendo que los tomamos de una sola botella.

    Ahora una cuestión un poco más seria, tomando al pie de la letra los planteamientos del artículo, un chavista se podría agarrar del argumento que el "consumismo" conduce a un uso excesivo de agua, sería mucho más interesante estimar la eficiencia en la utilización del agua, se podría llegar a la conclusión de que hay países, como Noruega, Suecia o Japón, donde el agua moja más!

    ResponderEliminar