miércoles, 25 de noviembre de 2009

AIS, Epílogo con lecciones

Epílogo con lecciones de AIS

Por Edgar Polo*

Sin pena ni gloria concluyó en el Senado de la República el debate político de AIS que buscaba la cabeza del Ministro de Agricultura. Por amplia mayoría la Moción de Censura fue rechazada marcando el final del sonado episodio.

Quedan lecciones por aprender. Primero que el objetivo no era otro que el de debilitar al Gobierno nacional tumbándole un ministro.

Que el ejercicio político de la Moción de Censura, propio de los regímenes parlamentarios no opera en un sistema presidencialista.

Que si se hubiera tumbado al ministro el programa de incentivos al agro continuaría, puesto que en el tiempo del debate se aprobó el Presupuesto General de la Nación incluyendo partida especial para la solución de continuidad al programa de Agro Ingreso Seguro.

Que el ministro era un chivo expiatorio. Se le quería sancionar por cumplir con la norma que había sido aprobada por el mismo congreso.

Que el diseño de la ley de productividad del Agro era justamente para eso, en consecuencia no tenía ningún sentido aplicar sanciones porque los recursos hubieran llegado a aquellos que, de acuerdo con lo preceptuado, eran quienes podían cumplir con los estándares de productividad y eficiencia.

Que si alguien trasgredió la ley, corresponde a los órganos de vigilancia y control establecerlo.

Que los congresistas, en su gran mayoría, aprobaron la Ley del Agro, sin tener idea del cual era su objeto. Y la oposición, oportunista, se montó en el escándalo mediático con en único fin de capitalizar dividendos políticos y que estando en el recinto no asistió a la votación.

Que la única conclusión del debate fue la anacrónica atización de la lucha de clases superada simbólicamente hace 20 años con la destrucción del muro de Berlín.

Que lo procedente es el fortalecimiento de la infraestructura integral con incentivos a la productividad que genera crecimiento económico y que este debe estar complementado con programas de empleo y asistencia social tendientes a cerrar la brecha entre ricos y pobres porque la pobreza no es negocio para nadie.

1 comentario:

  1. Definitivamente los debates son como Reinas de colores, las curules solo les pican en la
    cabeza hasta que se rascan fuerte y detrás
    de las orejas y abajo de la nuca y descubren que solo piojos les gobierna el cerebro!. Pero bien se dice que: cada pueblo tiene los gobernates que se merece!

    ResponderEliminar